viernes, 28 de febrero de 2014

Jornada de juegos en Tábula Lúdica

Ayer 27 de febrero de 2014 nos juntamos varios amigos sobre la Tábula Lúdica y nos dispusimos a echar una estupenda jornada con juegos de mesa.

Zombicide 

Venían con gana de repartir leña, así que se inclinaron por una ronda de Zombicide y nos decantamos por la misión Policía Zombi. Los intrépidos supervivientes fueron Josh, Amy, Wanda y Phill. La verdad es que la cosa no empezó muy bien porque en el primer edificio que abrimos apareció una tempranera abominación que nos dio más de un quebradero de cabeza. Con la ayuda inestimable de la escopeta de mamá y un poquito de suerte logramos hacernos con el objetivo azul. De ahí en adelante todo fue a peor. Nos dio tiempo a entrar en el edificio del objetivo verde, hasta el que nos abrimos paso usando un sorprendente coche-apisonadora. Todo fue un espejismo, con la siguiente oleada de de zombies y la pronta muerte de Amy no hubo nada que hacer y acabamos siendo pasto de los come-cerebros. No pasa nada, nos vengaremos.

Gustó mucho la sensación de agobio que va en aumento con el trascurso de la partida. La simpleza de reglas que deja más hueco a la estrategia también fue un punto bien valorado del juego.





Descent 2ª edición 

Mis compañeros no lo habían probado. Eran jugadores de la primera edición y tenían muchas ganas de ver como habían cambiado el juego. Ya os adelanto que quedaron muy contentos con esta nueva versión.

Yo hice de Señor Supremo y ellos escogieron a Sindrael caballero, Avric portavoz de espíritus y La Viuda maestro de runas. Decidimos comenzar una campaña, así que nos dispusimos a jugar la aventura introductoria Primera Sangre. Su estrategia fue dejar escapar a los primeros arqueros goblins de manera que les diese tiempo a situarse convenientemente para controlar a todos los nuevos goblins que saliesen como refuerzo y mantener a raya, a la vez, a Mutilador, un Ettin jefe que lo hizo lo mejor que pudo. Procuró despejar el camino con su habilidad de arrojar, pero no fue suficiente y entre Avric y La Viuda dieron buena cuenta de él. Victoria merecida para los héroes.

Emocionados con el resultado y contentos con el juego en sí, mejor que la primera edición para ellos, eligieron la siguiente aventura. Como no las conocían y yo no quería influir sobre ello escogieron aquella que más les llamó la atención por el nombre. La afortunada elegida fue El baila de máscaras.

El primer encuentro les fue muy bien porque tuvieron mucha suerte. Rescataron un único invitado y resultó ser Lord Theodir. Un buen muro de zombies con un moldeador de carne jefe curándolos supuso una barrera infranqueable. A pesar de mi buen planteamiento, la suerte estuvo de su lado y ganaron el primer encuentro.

En el segundo la cosa cambió. Ahora la suerte estuvo de mi lado y Lady Eliza tuvo suerte en sus tiradas y atravesó las puertas con mágicos acertijos en la cripta de Lord Theodir sin esfuerzo. Los héroes no consiguieron pasar de la cueva de goblins y el Señor Supremo se hizo con la victoria y las tabas del infortunio.

Ahí lo dejamos, pendientes de que yo elija la siguiente aventura para continuar con la campaña.

El juego que más gustó del día. En su opinión mejora muchos aspectos de la primera edición (a lo mejor es que cambian tantas cosas que son dos juegos diferentes, no lo sé).

Relic 

Sabían jugar a Talismán así que no hicieron falta muchas explicaciones. Rápidamente nos pusimos manos a la obra. Elegimos el escenario de Corruptis, de manera que nos mentalizamos para llenarnos de corrupción. Los agentes del imperio que escogimos fueron la Canonesa, el Inquisidor de Ordo Maellus, el Psíquico autorizado y el Tecnosacerdote ingeniero.

El comienzo que tuvimos no auguraba nada bueno y además comenzamos encontrándonos con dos o tres enemigos con atributos de combate de 12 y 13 que nos mermaron la moral. Al final el Tecnosacerdote y el Psíquico terminaron corrompidos y el final se decidió entre la Canonesa y el Inquisidor. Como no finalizamos esta larga e infructuosa partida la cosa quedó en tablas.

Un juego entretenido con una ambientación y temáticas de las mejores. Eso sí, la suerte está muy presente y esos malditos dados que explotan nos fastidiaron bastante.

La Isla Prohibida 

Para finalizar la jornada, ya eran altas horas de la noche, nos pasamos a un entretenido, sencillo y rápido juego. Todo fue como la seda y nos coordinamos muy bien. Recogimos los tesoros bastante rápido y logramos escapar sin demasiado agobio. 

Gustó el juego y supuso un buen y ligero colofón para un día de juegos "duros" (los que más nos gustan por cierto).

Ya estamos deseando tener la próxima velada en Tábula Lúdica pronto.

Seguid jugando.

1 comentario:

  1. Pensaba que no teníais tiempo para diseñar vuestras aventuras extras,pero al menos si que tenéis tiempo para jugar hasta las tantas entre medio de semana.

    ResponderEliminar